Capsulotomía con láser Nd-YAG: la famosa “limpieza de la lente intraocular”

Tras la realización de una cirugía de cataratas, en un tiempo relativo, puede aparecer una opacificación en la cápsula posterior en donde se implantó la lente intraocular al paciente. Este hecho es muy común y no se considera una complicación de la cirugía si no una consecuencia de la misma.

Durante la cirugía de cataratas, se extrae la catarata manteniendo la cápsula que la envolvía, debido a que nos sirve de sujeción para poder insertar en ella la lente intraocular. Tiempo después de haberse realizado la cirugía, dicha cápsula puede sufrir un proceso de cicatrización o de crecimiento de material residual del propio cristalino que como consecuencia causarán la opacificación de la cápsula posterior, lo que provoca una  disminución de la agudeza visual del paciente.

La sintomatología que notará el paciente será una progresiva pérdida de agudeza visual que en muchos casos, al tratarse de una disminución más o menos lenta, el paciente no será consciente de ella (similar a lo que ocurre ante la aparición de la catarata). Es el oftalmólogo el que determinará el momento adecuado para realizar la capsulotomía.

La capsulotomía se realiza con un tipo de láser: Nd-YAG. Con dicho láser creamos una ventana en la zona central de la cápsula, consiguiendo así “limpiar” y eliminar la opacificación que impedía una buena visión. Es una intervención que dura unos minutos, muy sencilla e indolora ya que se realiza en la consulta ambulatoria, sin ningún tipo de ayuno o gotas previas por parte del paciente en su domicilio. En la propia consulta, se le instilarán gotas dilatadoras y anestésicas previa a la aplicación del láser Nd-YAG. Es una técnica segura y eficaz, la cual está realmente contrastada por un gran número de pacientes. El paciente podrá volver inmediatamente a su domicilio, siendo necesario que vuelva a acudir a consulta tras unos días para comprobar que la evolución del postoperatorio es normal.

capsulotomia-300x131
En la imagen se aprecia la lente intraocular que va insertada dentro del saco capsular. Se aprecia que el láser Nd-YAG impacta sobre la cara posterior de la cápsula.

Esta opción es el único tratamiento para solucionar la opacificación capsular posterior, ya que no podrá ser solventada con terapia medicamentosa u otros tipo de tratamientos.

La visión después de la realización de la capsulotomía con láser Nd-YAG mejora, tratándose normalmente de una subida inmediata. Cabe destacar que este hecho depende del déficit visual del paciente debido a otras patología oculares que tenga, independientemente de la opacificación capsular posterior (alteraciones retinianas, ojo vago…). En este caso se recuperará la parte de la visión debida a dicha opacificación.

Las complicaciones tras la capsulotomía son mínimas aunque la más habitual es la visión de puntos negros flotantes en el campo visual (miodesopsias) los cuales se deben a fragmentos flotantes de la cápsula que suelen reabsorberse en pocos días.

La capsulotomía con láser Nd-YAG suele realizarse una única vez tras la cirugía de cataratas, solucionando la opacificación para siempre. Existen un pequeño número de casos en los que se ha tenido que volver a realizar, pero siempre estaban asociados a otras patología del paciente. En cualquier caso, una segunda capsulotomía con láser Nd-YAG no presentaría mayor riesgo o dificultad.

Logo-Clinica-Cirugia ocular-300x89