DEBERES DEL PACIENTE

1. Recibir atención sanitaria en condiciones de igualdad, sin que pueda ser objeto de discriminación por razón alguna, respetando su personalidad, dignidad humana e intimidad.

2. Conocer la identidad de su médico, que será su interlocutor principal con el equipo asistencial.

3. Recibir información clara y comprensible relacionada con su proceso, incluyendo diagnóstico, tratamiento, pronóstico y alternativas de tratamiento.

4. Recibir información clara y comprensible ante tratamientos, procedimientos quirúrgicos y pruebas diagnósticas que entrañen riesgos, antes de la obtención de su consentimiento por escrito.

5. Dejar constancia escrita o en soporte técnico adecuado de la información obtenida en todo el proceso asistencial y poder acceder al contenido de la misma mediante los procedimientos establecidos.

6. Colaborar con el centro y profesionales sanitarios, facilitando la información de su estado de salud para adecuar la atención sanitaria a las necesidades demandadas.

DERECHOS DEL PACIENTE

De conformidad con los derechos reconocidos en la Constitución Española y en la legislación básica estatal del Sistema Sanitario se garantizan los siguientes derechos:

1. A que el Centro proporcionará:

a) Una asistencia técnica correcta con personal cualificado.
b) Aprovechamiento eficaz y eficiente de medios disponibles.
c) Una asistencia sin dolor o molestias psíquicas o físicas.
d) Unas condiciones de habitabilidad, higiene, seguridad y respeto de su intimidad.

2. Al respeto de su personalidad, dignidad humana e intimidad, sin que puedan ser discriminados por ninguna causa.

3. A la información sobre los servicios sanitarios a que puedan acceder y sobre los requisitos necesarios para su uso.

4. A la confidencialidad y secreto de toda la información relacionada con su proceso y con su estancia en el centro.

5. A ser advertidos de si los procedimientos de pronóstico, diagnóstico y terapéuticos que se le apliquen pudieran ser utilizados en un proyecto docente o de investigación, sin que, en ningún caso, dicha aplicación comporte riesgo adicional para la salud. En todo caso será imprescindible la previa autorización por escrito del paciente y la aceptación por parte del médico y de la dirección del centro sanitario.

6. A que se les dé en términos comprensibles, a él y a sus familias o allegados, información completa y continuada, verbal y escrita sobre su proceso, incluyendo diagnóstico, pronóstico y alternativas de tratamiento, incluyendo la posibilidad de solicitar el alta voluntaria.

7. A la libre elección entre las opciones que les presente el responsable médico, siendo preciso el consentimiento previo por escrito del usuario para la realización de cualquier intervención, excepto los marcados por la Ley.

8. A la negativa al tratamiento, excepto los marcados por Ley.

9. A la utilización de los procedimientos de reclamación y sugerencias, así como a recibir respuestas por escrito, siempre de acuerdo con los plazos que reglamentariamente se establezcan.

10. A la información sobre los factores, situaciones y causas de riesgo para la salud individual y colectiva conocidos.