La gran importancia de la tensión ocular reside en controlar el equilibrio fisiológico que debe existir entre la formación y la evacuación del humor acuoso dentro del globo ocular. Cuando no existe dicho equilibrio por un aumento de la producción o por dificultades en su evacuación, se produce un aumento de la PIO, la cual es el principal factor de riesgo para padecer glaucoma (aunque hay que destacar que la PIO elevada por sí sola no indica que el paciente tenga glaucoma).

¿Cómo medimos la tensión ocular?

Las técnicas de tonometría han ido evolucionando durante los últimos 150 años. Realmente en la actualidad caben destacar dos técnicas principales: tonometría de contacto Goldman o Perkins y tonometría de aire (no contacto).

En cuanto al tonómetro de contacto, la diferencia entre Goldman y Perkins es el montaje, puesto que el tonómetro de Goldman va montado en la lámpara de hendidura y el Perkins lleva el prisma de Goldman adaptado a una pequeña fuente de luz y se realiza manualmente. La técnica es muy simple, se necesita una gota de Fluotest (anestésico + fluoresceína) para después contactar la punta del cono de aplanación con la superficie central de la córnea.

Tonómetro-de-Goldman

Tonómetro de Goldman

 
Tonómetro-de-Perkins

Tonómetro de Perkins

Los principios empleados por el tonómetro de aire se basan en la tonometría de no contacto en la cual la PIO se determina por la presión de aire requerida para aplanar la córnea central. El instrumento realiza dos medidas de la respuesta corneal: la fuerza requerida para aplanar la córnea cuando la presión se incrementa y la fuerza a la que la córnea vuelve a aplanarse tras la indentación cuando la presión del aire va decreciendo. Tras esta primera deformación la córnea sufre un retraso en su capacidad para recuperar su forma inicial. A este fenómeno se le denomina histéresis corneal. Otro factor relacionado es la resistencia corneal, es decir, la córnea tarda más de lo esperado en recuperar su forma original, estando directamente relacionado con las propiedades biomecánicas de la córnea.

tomometro-aire

Tomometro de aire

Aunque la PIO mediante el tonómetro de aire haya sido aplicado con éxito en casos de queratocono, distrofia de Fuchs, post-cirugía refractiva, post-cirugía de catarata…no se puede considerar que las propiedades biomecánicas de la córnea no condicionen las medidas de la PIO. Es sabido que córneas más gruesas presentarán mayores valores de coeficiente de resistencia e histéresis corneal, por lo que justifica alguna relación de dependencia entre el espesor corneal y los coeficientes de resistencia. Pero aún asi, lo realmente interesante es que el tonómetro de aire nos consigue proporcionar unos valores de PIO aceptables que no dependan del espesor corneal al contrario que sucede con el tonómetro Goldman o de contacto.

Logo-Clinica-Cirugia ocular-300x89