¿Viajas en barco este verano? Gafas antimareo.

La firma francesa Reading propone el uso de unas gafas con un diseño compuesto por: montura Boarding Ring y patillas conformadas por un doble circuito con un líquido cuyo movimiento compensa la cinetosis o sensación de mareo por el movimiento.

El fabricante, asegura que el empleo de estas gafas antimareo también permite leer, tomar alimentos o realizar cualquier tipo de actividad de reposo. Según la firma Reading, las personas que usen esta gafa en un plazo de 12 minutos como máximo notarán que el mareo se reduce.

Las gafas Boarding Ring, que también lo pueden emplear las personas que sufran trastorno cuando circulan en automóviles, fueron premiadas recientemente con el galardón DAME en la pasada edición del Salón Mets de Amsterdam (Holanda).

gafas-antimareo

Nueva esperanza para el tratamiento de la DMAE seca: Emixustat.
El emixustat funciona como un modulador del ciclo visual. Su administración es vía oral y está diseñado para reducir la acumulación de toxinas basadas en vitamina A al reducir la actividad del ciclo visual. Este estudio que está en fase 2, demostró que a los 90 días de su consumo, el emixustat suprimió la sensibilidad de los fotorreceptores de los bastones  en forma dependiente de la dosis, produciendo un efecto reversible. (Retina, Junio de 2015)

 

Presentación tardía de síndrome tóxico del segmento anterior producido por LIOs contaminadas con aluminio. 

Los autores de este estudio afirman que tras 251 casos de LIOs implantadas y contaminadas con alumino, a los 38 días aparecieron signos de inflamación ocular del segmento anterior (limitado a cámara anterior) no infecciosa. Según esta publicación (American Journal of Ophthalmology,mayo 2015) sostiene que los metales pesados, incluyendo el hierro y el cobre ya se sabía que eran tóxicos, pero aún se desconocen el efecto del aluminio y el mecanismo de la presentación tardía de la inflamación.

 

Es necesario diferenciar el tipo de pérdida de visión al evaluar las asociaciones entre la visión y la discapacidad.

Así lo afirma un estudio publicado por la revista Ophthalmology en junio de este año en el que comparaba la limitación visual no refractiva con un defecto refractivo sin compensar. La limitación visual no refractiva presentó una significativa discapacidad en todas las mediciones objetivas de movilidad, tareas que requieren visión de cerca, capacidad de conducir y autoevaluación de la función visual disminuida. En cambio, quienes tenían un defecto refractivo sin compensar presentaron dificultad para conducir, realizar tareas en visión de cerca y para la autoevaluación de disminución de la función visual, pero sus limitaciones de movilidad fueron menores.

Logo-Clinica-Cirugia ocular-300x89