Los movimientos oculares que los ojos realizan simétricamente en horizontal, hacia dentro o hacia afuera es lo que se conoce como convergencia o divergencia respectivamente. Esto se lleva a cabo gracias a la acción de los músculos rectos internos y rectos externos que rodean al globo ocular.

examen-optometrico

La convergencia es la capacidad que tiene el paciente de mover equitativamente sus ejes visuales hacia adentro cuando un objeto se acerca, sin que el paciente vea doble o suprima la visión de uno de los ojos. La divergencia es la habilidad contraria, es decir, la capacidad que tiene el paciente de mover equitativamente sus ejes visuales hacia afuera cuando un objeto se aleja.

La sintomatología asociada al paciente que tiene problemas con su convergencia o divergencia puede ser la incapacidad para fijar su visión en un punto o en un texto cercanos, lo que provoca un mayor esfuerzo por parte del paciente para realizar la tarea y en consecuencia la aparición de fatiga ocular, dolores de cabeza frontales, visión borrosa o doble… Pueden aparecer también dificultades a la hora de cambiar el enfoque de lejos a cerca o de cerca a lejos, como por ejemplo pasar de mirar a la pizarra a escribir en el papel o estar trabajando con el ordenador y pasar a observar a un compañero que nos está hablando.

La convergencia se puede medir de diferentes maneras en nuestra consulta. Un método sencillo y rápido es valorar el punto próximo de convergencia, que es el punto  más cercano en el que ambos ojos pueden converger y fijar la visión sobre el mismo punto. También podemos medir la amplitud de la convergencia y de la divergencia en consulta mediante el estudio de las vergencias fusionales positivas y negativas, el cual se puede realizar con barra de prismas o con los diasporámetros del foróptero.

Si alguna función se ve alterada, podemos entrenarla mediante ejercicios de terapia visual, siendo de gran efectividad para casos de exceso de divergencia e insuficiencia de convergencia y pudiéndose encontrar otros métodos alternativos junto con la terapia visual, para el exceso de convergencia o la insuficiencia de divergencia.

Dichos ejercicios los podemos realizar con el Cordón de Brock, entrenamiento de vergencias con prismas o con diferentes test como los anáglifos, flotadores, regla de apertura o bioptor.

examen-optometrico

 

Logo-Clinica-Cirugia ocular-300x89